Los últimos dos días en Argentina ha ocurrido un fenómeno en las redes sociales, en las calles, entre los amigos, en los diarios y es acerca de lo “capo” que es Mascherano. Hay decenas de chistes al respecto. El primero que leí fue que si mandamos a Mascherano a negociar con los fondos buitres trae vuelto. Después vinieron todos los demás, escritos por diferentes personas, desde distintas partes del país, pero todos apuntando a lo mismo: a que Mascherano es tan groso que puede conseguir cualquier cosa. Desde la fortuna de llamar a una empresa de servicios públicos y que lo atienda una persona al segundo llamado, hasta conseguir que a su alrededor haya wifi, o meter cuatro elefantes en un fitito o pagarle al chino con caramelos. Desde conseguir que Icardi festeje el día del amigo con Maxi López hasta que en Julio haya deflación. O saber cómo es él, en qué lugar se enamoró de ti, de dónde es y a qué dedica el tiempo libre. Incluso que nadie le clave un “visto” o que la heladera se ponga las ojotas cuando él va a abrirla descalzo…Podría seguir con las cataratas de chistes haciendo alarde de lo suertudo, valiente, supermacho y heroico que es Javier Mascherano, pero para eso ya están los memes por todas partes.
Yo quiero referirme a otra cosa que me tiene pensando: ¿Qué nos pasó? ¿Por qué de un día para otro encontramos a un héroe nacional y no es Messi? Si bien admiramos a Messi, al menos yo lo admiro. El que hoy tiene la cara del Che y de San Martín, es Mascherano. Es algo llamativo cómo todos coincidimos en elegirlo a él y no desde el sentimentalismo, sino desde el humor. No resaltando lo exitoso que es, sino su trabajo en la cancha y la fuerza que mete. ¡Es tan, pero tan grande que no hace flexiones de brazos, empuja a la tierra!
Me pregunto cuánto hace que tenemos olvidados a los héroes de todos los días, a los que se levantan cuando aún es de noche y se suben a los trenes horribles que los llevan hasta sus lugares de trabajo. Cuántos obreros, enfermeras, choferes, maestras, médicos, empleadas, estudiantes, vendedores ambulantes, etc; salen de sus casas cada día para trabajar, estudiar, ganarse el mango y meten garra, y se sacrifican y hacen magia con el sueldo para llegar a fin de mes y se esfuerzan por conseguir otro laburo mas porque con eso no alcanza. ¿Cuánta gente desconocida corre como un galgo año tras año sin salir de pobre y sin brillar por eso? Como si el valor del trabajo se hubiera perdido y admiráramos al nuevo rico que no sabemos de dónde ni cómo juntó esa montaña de plata y ostenta autos cual Fariña o un super piso en Madero. ¿No será que nos hartamos del valor por la nada misma? ¿No será que nos asqueó lo fashion, la vulgaridad y el caretaje? ¿No será que vimos en este muchacho algo que nos gustaría volver a ver en nuestra gente? ¿Alguien que nos diga que tirando todos juntos para delante y poniendo eso que hay que poner cuando las cosas están complicadas, podemos salir? Me pregunto eso desde hace dos días, qué vimos en este chico que hemos idolatrado desde el humor, pero en el fondo nos reímos por no llorar. Conseguimos que él haga cosas imposibles que todos queremos hacer y no podemos porque andamos frustrados, amargados, enojados, peleados. Mascherano va a la ferretería pide el cosito que va adentro del coso y sin preguntarle nada, le dan lo que iba a buscar ¿entendés?
No todos podemos meter un gol y ser Messi en las cosas de todos los días, a veces pasa que nos la pasamos defendiendo esta parte de la cancha que nadie ve, porque es la mas fea de ver y nadie se entera. A veces parece que sólo se ve donde están las estrellas, pero para que uno brille, hubo alguien que peleó, luchó, trabajó, se sacrificó y hasta se rompió el “toor” (leer al vesre) por llegar a una pelota de Rooben que casi seguro era gol. Ese fue Mascherano. Creo que por eso nos identificamos con él, que por eso las listas de chistes remarcando lo superlativo que es, si hasta dicen que Superman lleva una camiseta con la cara de Masche y cosas así.
También todo esto me llevó a pensar qué valores hemos rescatado en este hombre a la hora de hacer chistes, es sabido que el humor es cosa seria, que con el humor se puede contar algo mas profundo. ¿Qué valores se destacan en este jugador? La humildad, el sacrificio y la idea de unión en el grupo, de gran motivador. El salir adelante todos juntos, siendo disciplinados, no fanfarroneando, dejando de lado esa cosa tan desagradable y que tan hartos nos tiene a todos de creernos que somos Gardel de la mañana a la noche, cuando en realidad venimos desafinando bastante. Rescatando el trabajo abnegado, por sobre todas las cosas; la dedicación sin joder al otro, sin ser ventajista, ganando en su terreno y ayudando al otro con el resto que le queda y finalmente logrando ser un equipo. Repartir la tarea, no cargar el éxito en uno sólo. Entender que uno sólo no te saca del desastre, uno solo puede brillar él una vez, dos veces, pero después se apaga. Entender que unidos somos más, aunque la idea de juego o de país que tenemos nos diferencie. Es mas fácil que salgamos adelante poniendo el lomo todos que sólo gracias a un talentoso. Creo que es lo que ha hecho que lo viéramos como héroe a él, él que le dijo a Chiquito Romero hoy te convertís en héroe, y Romero lo hizo, no porque quería ser héroe sino por no contradecir a Macherano, que es capaz de jugar al Candy Crush sin perder una vida.

10 Comentarios

  1. Tremendo Pato!!!

  2. Impresionante.Hay alguien que ama el fútbol y a los que reparten juego que deberia leer esto.A mi no me gusta el fútbol y no vi el partido pero entiendo el cotejo entre el juego y la vida.Aunque no serìa tan buena como tú (ni de lejos) para contarlo.
    Un abrazo, Pato, y felicidades por el logro !!!***

  3. Mascherano es muy querido aquí en Barcelona.
    Nos gusta su entrega y coraje.
    Y creo que eso le gusta a todo el mundo.
    En Barcelona a Messi le está ocurriendo todo lo contrario. Desde que dejó de correr -tampoco es que antes lo hiciera mucho- está siendo cuestionado y criticado.
    Uno de los jugadores más admirados del Barcelona ha sido Carles Puyol, y no era bueno técnicamente, ni talentoso, pero era un luchador incansable. Y eso se valora.

    Besos Pato.

  4. Sara says:

    La verdad es que no entiendo demasiado del tema, el fútbol no es mi fuerte, pero me ha parecido muy interesante lo que escribes y tu manera de hacerlo.
    Un saludo :)

  5. Genín says:

    El siempre ha tenido un buen par, y lo usa al 200% es todo, casi nada... :)
    Besos y salud

  6. Darío says:

    Yo creo que la mayoría de los argentinos, si algo tienen en claro es quien es su caudillo y cual su enemigo. Pero hay algo, entre ese blanco y negro,que define las brutales oscilaciones de los amores y los odios: la ciclotimia exitista. Volveré a leer Civilización y barbarie, creo que, ahora para darle la razón a Sarmiento. UN abrazo.

  7. unvencejo says:

    Patito precioso :))), qué bonita eres y qué pedazo de ojazos tienes :))), no sé si yo esto te lo había dicho alguna vez, por las dudas, te lo digo, mi niña. Eres un pedazo de chorro de luz del jodido carajo, hablando en plata :).

    Llego hasta tu post direccionado por dalianegra, mi princesa preciosa que sabía que yo leyendo esto me iba a mojar las bragas de gusto y se me iban a encender los ojillos de alegría.

    Me gusta lo leído, no lo comparto del todo, creo que le faltan algunos matices, pero es pura golosina para el alma. Voy con los matices.

    El jefecito es pura poesía, de la grande, cada día, desde siempre, no necesita interceptar un balón imposible de robben mientras se abre el culo haciéndolo para que yo sepa eso. Y es una poesía que en nada es opuesta al propio messi o a cualquier otro que haya sido poesía de este deporte o de la vida, por que el fútbol es VIDA, es metáfoa, es la METÁFORA. Como decía Bill Shankly, "El fútbol no es cuestión de vida o muerte. Es mucho más que eso". Es un relato enorme, sobre lo que somos o sobre lo que seríamos si pudiesemos ser, sobre el grado de compromiso, de amor y de sacrificio. El jefecito, efecivamente, y messi, son una metáfoa del panadero, del charcutero, del astonauta y de dios. Sin saberlo, o sabiéndolo, yo qué sé ;), cuando saltan al campo cuentan sin palabras, y a través de extrañas líneas invisibles, historias hermosas sobre compromiso, fé, valor, cobardía y todas las cosas hermosas que rodean al ser humano. En cada acción, en cada pase, la pregunta es "¿crees?" y la respuesta del jefecito siempre es "hasta el puto y jodido tuétano, hasta que me rompa el culo o hasta que no me quede una puta gota de sangre, creo en ti", y por eso corre, y por eso llega al barcelona siendo campeón olímpico y de europa y se pone detrás de xavi, iniesta y busquets, por que el jefecito sabe que no importa el lugar desde el que haya que hacerlo, que él siempre va a construir mundo. Sabe que el eslabón más importante de la cadena es el más fragil, la linea que hay que sujetar con fuerza es la de abajo, la que hay que defender con la vida, y al jefecito no le importan los trocitos de hojalata, ni los apalusos, ni nada que brille demasiado pero no lo suficiente, al jefecito le importa tu sonrisa, la mía, la de dalia, la de messi y la de todos los niños y niñas del mundo. Y por eso, el jefecito revienta, porque por eso, hay que reventar. Así que al jefecito no le hacen falta doblar metales para ser LA BANDERA, lo es los doble o no, es algo en lo que yo creo hasta el tuétano también, independientemente de que le robe el balón a robben o no, me la pela que gane, aunque lo deseo con todo el alma, lo que me gusta es que jamás se va a doblar, él va a defender posición hasta que no le quede nada y con él, yo voy a donde sea :)).

    Ojalá hoy gane argentina y ójala sea con un gol del jefecito, tras driblar a los 11 rivales y sus 10 compañeros o de rebote con el culo, no será importante, porque al jefecito no le define si gana o pierde, al jefecito lo define que siempre está y está donde haga falta, nada le va a adornar más que eso jamás. Sé que en el fondo, la victoria o que el jefecito marque un gol es puro Macguffin, no me va a decir más sobre él ni sobre el resto de jugadores de lo que ya sé, pero me apetece verle sonreir de oreja a oreja, por devolvérsela :).

  8. unvencejo says:

    En cualquier caso, el mejor jugador que yo haya visto jamás sobre un campo de fútbol no va a ser el jefecito, ni messi, ni ningún jugador profesional. El mejor jugador que yo haya visto jamás tenía 8 años, era una niña y se llamaba Ariane, amaba este deporte como las bestias y lo tenía que jugar a escondidas de sus padres y abuelos porque le reñían si la veían jugando (no sé si se lo prohiban porque la veían como una muñequita, así iba casi siempre vestida, o por que no destrozase la ropa o cualquier otro motivo), cuando la pillaban la regañaban y tenía que abandonar el campo y sentarse en la grada con cara de tortuguilla resignada y triste, se me rompía el alma de mirarla. Cuando jugaba era pura poesia, enlace, cohexión, nobleza, no había niño, grande o pequeño, que no quisiese jugar con ella, jamás daba los pases de forma gregaria, los daba en función de la idoneidad del jugador, fuese grande o pequeño, bueno o malo. Si alguna vez no se regía por ese criterio tan puro era por hacer participar al que estaba más aislado, por integrarlo en el juego. Jamás reprochaba, sonreía siempre, encajaba los golpes como los buenos, si le dolía lloraba, por el dolor, pero nunca fingía ni se adornaba. Mirarla era pura poesía, tener la sensación de que somos buenos, muy buenos y de que algún día haremos algo cojonudo porque tenemos un motorcillo enorme y preciso dentro.

    Y el jefecito, así como mesi, el pipa, Law, Hummels o Lham, son un reflejo en lo básico de esa niña, si le quitas los adornos, los millones y toda la parafernalia que rodea a un mundial, y que también tiene su encanto, son niños corriendo detrás de un mundo mejor, dando lo mejor que tienen dentro, porque si, porque pueden hacerlo y les apetece y porque a ratos, creen en las cosas como auténticas bestias, con todo lo que tienen y eso, por cojones enciende luces y los ojos de la gente, porque es pura ternura.

    Bueno, todo esto, lo mismo no es así, o mirado desde otro lado son 22 adultos corriendo en calzoncillos detrás de una pelota como si realmente fuese importante cuando en realidad es una pérdida de tiempo y una tontería :)), pero desde esta esquina, eso es lo que se ve ;).

    Un abrazo enorme, patito, y gracias por todas tus letras, cuando escribes como escribes, eres también el jefecito, o él es pato cuando juega como juega, yo qué sé, lo que es seguro es que tanto con él como contigo, yo voy a donde haga falta ;).

  9. Pato says:

    Vencejo, he leído tus dos comentarios muchas veces, verás: yo escribo a diario y hablo hasta por los codos, pero me dejaste muda. Pasé por varias emociones y desde ninguna me salía algo mas que un enorme gracias. Y me decía a mi misma, vamos recuperate y decí algo coherente, este vencejo ha volado muy alto para escribir poesía, ha hecho piruetas en el aire, ha planeado sobre tu sueño y lo ha hecho mas grande todavía.
    Y nada. Mutis total.
    De pronto me encontré escribiendo algo, que subiré ahora, pero no era una respuesta a tus comentarios que tan bien me hicieron, era algo que yo estaba sintiendo y traduciendo en palabras y sopesando qué dejar y qué quitar para no abrir varios frentes y de costado la vida que agitada como un trigal un día de viento me reclamaba tiempo. De modo que primero te dejo aquí este enorme agradecimiento y ya subiré algo luego.
    Un abrazo.

  10. Impresionante Pato, Un abrazo, desde aquí cerquita.

Gracias por tus palabras